Entradas

Mostrando entradas de 2009

De libros...

Imagen
Perdida en un buen libro
Se sentó, como cada tarde, en su sillón favorito. Una cálida manta cubriendo sus piernas, una taza de café en la mesilla y, sobre todo, un nuevo y maravilloso libro en el que sumergirse.
Perderse en un libro, esa era manera ideal de pasar una tarde.
Se arrellanó en su cómodo sillón amarillo, encogió sus piernas, se tapó con la manta, abrió el libro casi con anticipada emoción y comenzó a leer con fruición.

Se hundió rápidamente en la trama y se perdió en la historia... diez años más tarde, aún no ha logrado encontrar la salida del libro.

Libro en blanco
Su vida, pensaba, era, aún, un libro en blanco. Su vida, le constaba, estaba aún por escribir.
Había historias por descubrir, aventuras por vivir, cientos de caminos por explorar. Sí, su vida, meditaba con satisfacción, es un gran libro con todas sus páginas por rellenar de una extraordinaria biografía. Ella miraba ese libro aún por escribir y suspiraba de satisfacción y anticipación.
Lastimosamente, en lugar de toma…

El hada Muérdago (Navideño-Infantil)

Imagen
El hada Muérdago es pequeña, muy pequeña. Viste de verde y rojo y, cuando se siente especialmente entusiasmada o nerviosa, agita sin parar sus hermosas y centelleantes alas de color dorado.
El hada Muérdago es graciosa, muy graciosa y también divertida, alegre y bulliciosa pero, sobre todo, es una de las hadas más responsables y sensatas de todo el bosque mágico lo cual motivó -hace ya muchos, muchos años- que el Consejo Supremo de las Hadas decidiera nombrarla Guardiana de la Magia de la Navidad. Una gran elección, sin duda. Ni un sólo año, desde que ella se hizo cargo del asunto, ha faltado la Navidad en nuestro mundo.
Bueno, hubo cierta vez en que casi, casi nos quedamos sin ella. Pero sólo casi.
Cada año, la pequeña Muérdago, días antes de emprender el vuelo para esparcir la magia por todo el mundo, inspeccionaba el cofre donde la guardaba -bajo siete llaves y siete candados- para asegurarse de que todo estuviera en perfectas condiciones, le quitaba un poco el polvo, le daba bri…

Los tiempos cambian

Imagen
Querido hijo:

¡Qué alegría recibir carta tuya! Ya pensaba que te habías olvidado de tu vieja madre.
Me dices que nunca te cuento cosas del país y que quieres saber cómo van las cosas por aquí. Bien... pues... la verdad... las cosas por aquí han cambiado mucho, muchísimo, no puedes ni imaginar hasta qué punto ha cambiado este país de los cuentos. Si te animaras a venir de visita dudo de que pudieras reconocer nada ni a nadie.
Y es que, ya ves, las cosas cambian incluso en este lugar al que el tiempo no parecía afectar.
Ayer por la mañana, por ejemplo, me encontré con Caperucita Roja; regresaba de un botellón y me contó que ahora trabaja de cajera en la tienda de marionetas que ha abierto el pobre Gepetto. Le pregunté por su abuela y me contó que hacía unos días se había ido de vacaciones a alguna playa paradísiaca junto a su última conquista, un vejete forrado de billetes. En cuanto al Lobo Feroz dice que lo último que sabía de él es que lo habían pillado intentando sacar drogas de no …

Pasillos

Imagen
Inspirado por este post de Martha.


Le habían advertido que era muy fácil perderse en el laberinto de pasillos de aquel edificio, por eso había tenido el buen cuidado de fijarse en el camino que había seguido hasta llegar al despacho del que acababa de salir. Con lo que no había contado es con que aquella oficina tuviera dos puertas y la hicieran abandonarla por una diferente a aquella por la que había entrado.
No se preocupó demasiado, después de todo, pensó, por laberíntico que pudiera llegar a ser el edificio, no podía tardar mucho en orientarse o en encontrar a alguien que la orientara. Lo más sencillo hubiera sido volver a entrar y preguntar el camino al ocupante del despacho pero, recordando la cara de malas pulgas que tenía el interfecto, la joven prefirió echar a andar animosamente por aquellos largos, ominosos y silenciosos pasillos.
Veinte minutos más tarde seguía perdida y comenzaba a sentirse preocupada. No lograba reconocer nada. No conseguía averiguar qué rumbo debía seguir.…

Monstruos en el armario

Imagen
Aquella puerta le fascinaba y le aterrorizaba a partes iguales.
Le aterrorizaba porque sabía que tras ella se ocultaba algo extraño, un misterio, quizás un monstruo... o varios. Y era esa misma e inquietante razón la que hacía que aquella puerta –y lo que ocultaba- resultara fascinante.
Su padre le había dicho cientos, miles de veces, que ahí no había nada. Que tras esa puerta únicamente estaba su ropa. Que no existían los monstruos ni las entradas a mundos ocultos. Y, mientras le decía estas cosas, abría el armario y metía en él parte de su enorme corpachón -era imposible que tanto volumen pudiera entrar por entero en aquel reducido espacio-, revolviendo todo su contenido (lo cual ponía a su mamá de muy malas pulgas); luego, tomándolo de la mano, lo levantaba de la cama y lo hacía entrar para que comprobara por sí mismo que ahí dentro el único ser vivo que habitaba era una polilla hambrienta que era inmediatamente eliminada.
Tras esta demostración paterna y durante un par de días, el…

Sonrisa

Imagen
Doña Engracia siempre sonreía. Doña Engracia -menuda, canosa, sonrosada- era toda una institución en el pueblo y tenía muchísima más influencia entre sus habitantes que todos los miembros de las fuerzas vivas de la zona. A su paso, los hombres se descubrían y las mujeres saludaban respetuosamente. Doña Engracia, inclinaba levemente la cabeza y sonreía.
La sonriente anciana se había ganado la consideración de todos no sólo por su longeva edad o por su sapiencia vital y su sentido común sino porque, además, era la persona que más sabía acerca de las brujas y de las diferentes formas de protegerse contra ellas. Y eso, en una comarca por la que corrían cientos de historias sobre hechizos, males de ojo, maldiciones, hechizos y demás -al parecer, y de manera inexplicable, esas tierras producían más brujas que productos agrícolas y ganaderos; vamos, que si las brujas se pudieran exportar esta habría sido, sin duda, la región más rica del país- añadía un plus de sabiduría y poder imposibles de…