Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

Rebelde

Imagen
Si hubiera sabido que las cosas iban a acabar así... ¿Pero cómo iba a imaginar semejante final? Si sólo eran un grupito de amiguetes haciendo el tonto. O al menos eso es lo que él siempre había pensado. Un pequeño grupo de ingenuos hablando a gritos sobre rebeldía y cambiar las cosas y derrocar el orden imperante y bla, bla, bla...
Que sí, que alguno de los mayores le había dicho que se alejara de ellos, que eran malas compañías, que lo llevaban por mal camino. Pero él se encontraba a gusto, qué caray, le gustaban y, lo más importante, parecía que él también les gustaba. Se sentía aceptado y se divertía mucho jugando al revolucionario. Nada más. Ni de lejos se le hubiera ocurrido que las cosas llegaran más lejos.

Pero el caso es que sí, llegaron. Y lo que eran unas inocentes reuniones llenas de palabras huecas se convirtieron en reuniones en que se conspiraba y se planeaban cosas importantes. Bastó con que llegara aquel tipo nuevo, un auténtico líder con las ideas bien claras, y se hic…

Depredador

Imagen
Lo ve venir con una mezcla de inquietud y fascinación. Paso elástico y seguro. Atractivo. Con la sonrisa amplia del que se sabe dueño de la situación. Alto, fuerte, imponente en su traje gris.
Con decisión, el hombre se va aproximando a su chalet, el primero de la calle.
Hipnotizada por su imagen, lo contempla escondida entre las cortinas. No quiere que la vea. Si piensa que no está en casa, seguro que pasará de largo. Él continua avanzando y aproximándose. El corazón de ella late con fuerza. Ahora se arrepiente de no haber salido como tenía planeado en principio. Si lo hubiera hecho ahora no se encontraría en aquella desagradable situación.
El hombre se acerca a su cancela. Alisa su chaqueta. Compone su pelo y su sonrisa. Estira elegantemente su brazo y aprieta el botón del timbre.

Ella aguanta la respiración. No te muevas -piensa-. No hagas ruido. No respires. Si cree que no estás se marchará.
Él vuelve a tocar sin perder la sonrisa.
Ella tiembla tras las cortinas.
El hombre, mira hacia …

Fidelia

Imagen
Fidelia lavaba, fregaba y cocinaba.
Fidelia pasaba la noche junto a la cama de sus hijos cuando alguno enfermaba.
Fidelia planchaba, cosía y limpiaba.
Fidelia preparaba el desayuno a su marido cada día y le tenía la cena lista cada noche.
Fidelia hacía la compra, iba a reuniones del colegio, tramitaba documentos, realizaba pagos.
Fidelia compraba regalos de cumpleaños, de Reyes y de otros días señalados sin olvidar ni uno solo.
Sin embargo, Fidelia no era besucona, ni le gustaba ir dando abrazos a todas horas.
Fidelia era parca en besos y en caricias y poco dada a los te quiero, los cielos, los cariño y cualquier otro tipo de palabras cariñosas.
Fidelia corría de casa al trabajo y del trabajo a casa, siempre pendiente de todo y de todos.
Fidelia cuidaba de todos con esmero y sin descanso. Sin quejas ni protestas. Sin esperar nada a cambio. Con gusto y con alegría.
Cierto, Fidelia no era mujer dada a gestos amorosos o afectuosos pero ningún miembro de su familia quedaba, nunca, desatendido.
Fidel…

Paisaje pleistoceno (Infantil)

Imagen
Pero antes de dar la turra con las rimas infantiles, una noticia con permiso: Servidora acaba de enterarse que ha ganado el Primer Certamen de Relatos Cortos CyD (o sea, del blog La Ciencia y sus Demonios). El premio consiste en una camiseta con el logo del blog y una entrevista... glups... entrevista... yo... lo que se van a aburrir entrevistándome :D. Si queréis ver el relato que envíe, podéis pasar por La Ciencia y sus Demonios aunque muchos ya lo conocéis porque lo publiqué aquí hace ya algunos meses. Gracias a los administradores del blog por elegir mi relato y gracias a mi "husband" que fue el que me avisó y me animó a participar en dicho certamen :)

Y ahora sí, ahora voy a dar la turra con mis rimitas :D



Os invito a pasear por un paisaje pleistocenoallí podremos merendary pasar un rato ameno.Hay todo tipo de animales en este lugar maravilloso,algunos son muy curiosos,otros son muy hermosos,los hay de tamaño grandioso,los hay que son valerososy también los hay miedosos…

Disfrutar del silencio... (Cosas que se me ocurren)

Imagen
No existe el silencio absoluto, al menos no existe en nuestro mundo. Existe, eso sí, un silencio lleno de pequeños sonidos más o menos agradables que permite a nuestros oídos liberarse durante un rato y descansar del peso del ruido.
Cuando somos jóvenes tendemos a llenar el silencio con música, charlas, risas y ruido, mucho ruido. Tan sólo pasada cierta edad aprendemos a disfrutar -y a buscar- de este pequeño y raro tesoro.
La percepción que tenemos del silencio varía dependiendo de quién tengamos al lado: si es un desconocido, el silencio suele ser algo incómodo que tendemos a llenar con palabras vacías y conversaciones huecas. En cambio, si estás con un buen amigo, alguien de tu familia o tu pareja, el silencio se vuelve un refugio cálido y agradable, te encuentras lo suficientemente cómodo como para no tener que llenarlo con naderías.

Hay quien no sabe estar en silencio. Hay quien teme estar en silencio. Es casi como si temieran estar a solas con sus pensamientos y prefirieran callarl…

Estío (o la queja de cada año)

Imagen
¡Qué hastío de estío! Con este calor que aplana, con este bochorno que aplasta las ganas de salir, de pasear, de trabajar, de hablar, de... todo.
¡Qué hastío el estío! Con este sol que abrasa y te dejas las neuronas asaditas, asaditas y completamente inservibles.
¡Qué hastío este estío! Con su calor, su sol, sus verbenas, sus polos, sus helados, su gazpacho, sus playas, sus piscinas, su canción del verano y su ropa ligerita. Sin olvidarnos de sus bikinis, su operación ídem, sus top-less, sus noticias sobre sanfermines y las tomatinas y el toro de la Vega y... bueno, con sus encierros varios y sus fiestas populares a tutiplén; con lucimiento de chichas sin complejos, con sus pieles quemadas hasta tomar el precioso tono rojo guiri o el maravilloso moreno acartonado/cuero viejo de los que pasan el año tomando el sol o los rayos uva, lo que se tercie.
Con sus terrazas, sus niños de vacaciones, sus obreros a un paso de la insolación, sus cocineros asados en sus propios jugos, sus ensaladas,…