Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

Alzheimer volitivo

Imagen
El título del relato se lo debo a Leerio, la "santaclaus" más genial que pueda existir... ¿Ves, Leerio, cómo iba a sacar algo de esto? :D El relato y la canción (más malo que bueno, lo siento) te lo dedico porque sin esa curiosa expresión -es evidente- no habría existido ;) Bueno, y ya que estamos daros un paseito por su blog: Uzbekistan mon amour.







A Elpidio Estévanez no le gustaba su vida. No es que fuera una vida realmente mala, ni que tuviera graves problemas, nada de eso. En realidad su vida podía considerarse envidiable en todos los sentidos pero a él, sencillmente, no le gustaba.

No le gustaba su trabajo, no le gustaba su mujer, no le gustaban sus hijos, no le gustaba su coche, ni su ciudad, ni sus amigos, ni la ropa que usaba. No le gustaba su cara, ni sus pies, ni su cuerpo, ni su ropa. No le gustaba su personalidad, no le gustaba su forma de ser, no le gustaba que no le gustara nada de su vida.

Si alguien le hubiera preguntado a Elpidio el por qué de tan curiosa fobia,…

As time goes by (reflexiones sobre el tiempo)

Imagen
Estas reflexiones sobre el tiempo han sido inspirada por un post de Emilio Porta en su blog: Lo que el tiempo se llevó







El tiempo enseña, sana y borra. El tiempo muestra y oculta. El tiempo aclara y confunde. El tiempo todo se lo lleva y todo lo trae. El tiempo es olvido y memoria, pérdida y hallazgo, ayer y mañana, recuerdo y proyecto. El tiempo construye y destruye, asola y rehace, abate y eleva. El tiempo trae muerte y vida,  enfermedad y sanación, oscuridad y luz, sonido y silencio. Todo ocurre gracias al tiempo, a pesar del tiempo, con el tiempo, a través del tiempo, inmerso en el tiempo y, a veces, a tiempo.

Con el suficiente tiempo todo puede llegar a acontecer.

Tememos al tiempo porque nos aterroriza la nada a la que estamos abocados sin pensar que, a fin de cuentas, de ella venimos.

Si nos comparamos con el universo, nuestra vida es apenas un leve suspiro. Si nos comparamos con insectos que apenas viven dos días, somos tan longevos como el mismo universo.

El tiempo, la vida, es …

Micros

Imagen
Romanticismo
Mi reproductor multimedia, de la noche a la mañana, se ha vuelto un romántico añorante de la época dorada de Hollywood. Ahora se niega a reproducir nada en color y elimina todo el metraje dedicado a los créditos sustituyéndolas por el “The End” de antaño. Había pensado en cambiarlo por otro nuevo y menos sensiblero pero me lo he pensado mejor y creo que me voy a unir a él. De modo que, partir de ahora, sólo veré esas viejas películas que a él tanto le entusiasman.


El espectador

En la negra pantalla apareció el The End. La música se detuvo y la sala quedó en absoluto silencio. Cuando las luces comenzaron a encenderse, el único espectador parpadeó confuso y sorprendido. Se levantó de su asiento, aún perplejo y, mirando hacia todos lados, murmuró entre dientes:

-Jamás hubiera imaginado que la muerte fuese esto...

El dinosaurio

Cuando el dinosaurio despertó, el hombre estaba allí y lo miraba fijamente.

El gigantesco saurio parpadeó, estiró el largo cuello olisqueando el aire y se di…