Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

Año Nuevo

Imagen
Nochevieja

Nerviosos, aterrados, aferrados a sus paquetitos de uvas como náufragos en mitad del inmenso océano, aguardando las doce campanadas. Nadie reía, nadie gritaba, el silencio era aplastante y terrorífico, La muchedumbre miraba el reloj con ojos desencajados, mandíbulas apretadas y las manos, como garras, aplastando uvas y arañando piel.

Llevaban décadas, siglos, milenios, repitiendo incansablemente esos escasos segundos entre los cuartos y el final de las doce campanadas.

El reloj comenzó a sonar... Dong... Dong... Dong... Las manos se movían de manera automática. Dong... Dong... Dong... Las bocas se abrían para recibir los amargos granos. Dong... Dong... Dong... Las dentaduras se apretaban sobre la pulpa y el jugo corría por las barbillas. Dong... Dong... Dong... Miles de voces gemían al unísono en una horrísona parodia de lo que deberían haber sido gritos alegres. 

Quién hubiera dicho que el alborozado rito que habían repetido año tras año en vida pudiera ser una de las peores…

Micros navideños

Imagen
Jubilación
Regresó a casa con los pantalones desgarrados por un par de mini perros histéricos, con el corazón a punto del paro por culpa de una alarma inoportuna, cojeando de una pierna tras sufrir una caída causada por unos niños demasiado “activos”, oliendo a alcohol tras un amistoso encuentro con un borracho callejero, aterrorizado por un enfrentamiento con unos delincuentes juveniles. Regresó a casa, en fin, destrozado, agotado, deprimido, derrengado, desastrado y otros muchos “ados” pero, sobre todo convencido de que ya había llegado el momento de la jubilación para Papá Noel.



Nochebuena
Compró un nuevo árbol porque ya tocaba cambiarlo después de más de quince años de duro servicio.
Compró, también, nuevos adornos porque ya era hora de renovar un poco la ya arcaica decoración.
Compró un nacimiento porque tenía apetencia de tradición.
Compró comida, bebida y postres para una más que opípara cena.
Preparó la decoración con esmero. Cocinó con alegría. Dispuso una bella mesa y se sentó, …

Búsqueda

Imagen
Todas las tardes se arreglaba con el mismo esmero de su juventud, cuando lo hacía para ella; peinaba sus escasos y blancos cabellos con cuidado, como le gustaba a ella; se colocaba el mismo sombrero gris del que ella se burlaba por considerarlo algo cursi y anticuado; tomaba el bastón que ella le había regalado en la última Navidad que pasaron juntos y, con paso tardo, ponía rumbo a la biblioteca. Al llegar elegía una mesa, dejaba sobre ella el bastón y el sombrero y se dirigía hacia las estanterías. Con mano temblorosa, sacaba un libro y, renqueando, volvía a su asiento, pasaba unas páginas y, al comprobar que no era lo que buscaba,  sacudía la cabeza y, con un gruñido provocado por el esfuerzo, se levantaba a por el siguiente tomo.

No leía ningún libro y con ninguno se entretenía más tiempo del necesario para comprobar que no era aquel que andaba buscando pero no dejaba ni uno sólo por comprobar. Día tras día, siguiendo un orden rigurosamente alfabético, comprobando a diario aquellos…

Maldito calor

Imagen
Daba comienzo un nuevo día de trabajo, un día más de una larga cadena de días iguales. El calor en las oficinas resultaba insoportable pero las mentes sádicas que dirigían el lugar les obligaban a acudir al trabajo con chaqueta y corbata. Evidentemente trabajar en esa compañía exigía cierto grado de crueldad pero obligar a los empleados a ahogarse en sudor cada día le parecía excesivo. Dejó el maletín sobre su ordenada mesa y, con un bufido de hastío, se dejó caer en la silla mientras luchaba por aflojar la condenada corbata.
Miró a su alrededor con apatía, sintiendo el sudor correr por su espalda y, reprimiendo un bostezo, se dispuso a dar comienzo a su día laboral. Hacía tiempo que tenía claro que el trabajo de oficina no era para él: era demasiado aburrido, extremadamente monótono y totalmente carente de emoción. Por eso tenía planeado largarse de allí en cuanto tuviera la más mínima oportunidad. 

Quería un trabajo con más acción, algo que le permitiera ejercitar sus innatas cualid…