Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

De escritores

Imagen
La idea El escritor despertó con una idea. Una idea perfecta, brillante y redonda como una canica. Una pequeña idea, no más grande que una alubia, pero que contenía el principio de algo grandioso. Como andaba con prisas, en lugar de plantarla para que floreciera, la envolvió bien envuelta en brillante papel plateado, le puso un primoroso lazo y la guardó en un cajón secreto de un secreto armario en el rincón de su mente dedicado a imaginar, idear, soñar y escribir. Luego dedicó toda su atención a las aburridas y exigentes tareas cotidianas. Pasaron los días -uno, dos, tres... varios- y aquel escritor no encontraba tiempo para dedicarle a aquella hermosa y pequeña idea que, poco a poco, iba perdiendo brillo, perfección y color. Cuando, finalmente, se acercó a aquel pequeño rincón de su mente y abrió el secreto armario, sacó el paquete del cajón secreto, deshizo el primoroso lazo y quitó el papel plateado, allí sólo quedaba una idea marchita, gris, desvaída, informe e irreconocible. Desde …

Futuro cierto

Imagen
El sol comienza a bañar los verdes pastos, los animales, pesados y pacientes, se alimentan sin prisa. Apoyado en el quicio de la puerta, Jack disfruta el momento. Una taza de fuerte café calienta sus manos, el sonido del bacon en la sartén chisporrotea en sus oídos,  el olor del amanecer llena sus fosas nasales y su corazón late henchido de la satisfacción y el profundo orgullo de quien recoge los frutos de un arduo trabajo. Todo aquello era suyo y había sido levantado con sus manos y las de su esposa. Aquellos pastos estaban regados con su sudor. Aquellos animales del demonio le habían dado más quebraderos de cabeza que sus propios hijos. Aquel techo que le cubría había sido construido por él. Sí, sin duda, podía estar orgulloso de todo cuanto había conseguido. Un resplandor procedente de lo alto le hizo salir de su ensimismamiento y alzar la mirada. Otra vez los malditos indígenas, pensó sin abandonar su café, eran molestos como mosquitos y tan difíciles de eliminar como los trompeteros in…

Historias que trae el viento

Imagen
La idea de esta historia no es mía. Alguien me transmitió una idea y me pidió que la contara a mi manera... y este es el resultado. Espero que disfrutéis leyéndola casi tanto como yo escribiéndola :)


La noche de otoño era plateada y calma. La luna dormitaba entre jirones de nubes y los árboles del bosque charlaban sin parar, agitándose levemente y dejando caer una mullida lluvia de hojas amarillas, rojas y marrones. El viento, atraído por la agradable charla, se acercó al bosque a pasear entre los troncos, a peinar sus largos cabellos con las ramas y a bailar con las hojas caídas. Los árboles se contaban historias pero, al ser árboles y pasar toda su vida en el mismo lugar, las historias que sabían eran pocas y las repetían tanto que ya ni emocionaban, ni divertían, ni entretenían. Fue por eso que el más anciano de los ancianos árboles del anciano bosque, haciendo un esfuerzo, se dirigió al viento y le pidió una historia de alguno de los maravillosos y exóticos lugares que él tan bien c…