Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

Terror

Imagen
La oigo gemir y sollozar. La oigo sorber y jadear. La oigo arrastrar la cama hasta la puerta. Puedo imaginarla encogida, con los ojos llenos de lágrimas, limpiándose los mocos con la manga del jersey, ese jersey rosa que tanto le gusta. La oigo moverse por la habitación. Cajones y libros que caen al suelo, monedas que ruedan... Busca algo con lo que defenderse.  No me cuesta imaginar su cabello rubio cayendo sobre su cara, pegajosos de sudor, lágrimas y mucosidad, sus manos intentando colocar los mechones tras su oreja, sus ojos desorbitados por el terror, mordisqueando, ansiosa, el colgante que le regalé hace tres cumpleaños.
La oigo abrir la ventana y gemir de terror ante la altura. Por ahí la única escapatoria es la muerte. Una muerte mucho más rápida y piadosa que la que le espera al otro lado de la puerta. Oigo los golpes, cada vez más seguidos, cada vez más intensos, cada vez más certeros. Oigo su grito, escucho su llanto,  percibo su

Sheila

Imagen
Se llamaba Sheila, tenía cinco años y los ojos color de otoño. Era mi hermana pequeña. La recuerdo como la vi la última vez. En pie allí donde el camino se adentra en el bosque. La luz de la tarde otoñal jugueteando en su pelo. Las hojas cayendo a su alrededor. El viento agitando su vestido. Daba saltitos y giraba intentando atrapar las hojas amarillas y rojas. Reía sin parar. Yo jugaba con el balón y la vigilaba a ratos. De pronto dejé de oír su risa. Se había detenido y miraba hacia el interior del bosque. Como si alguien la hubiera llamado. Se quedó muy quieta, como escuchando.


Me sentí asustado, no sé por qué. La llamé pero ella no me oyó... o no quiso oírme. Podía haber corrido hacia ella pero no lo hice.