CUMPLEAÑOS NÚMERO QUINCE

Quince años... así empieza una canción que, si para mí ya era antigua, a mi hija le debe resultar ya antediluviana. Quince años, tres lustros, 180 meses, 5.475 días, esa es la edad que cumple.
Quince años de alegrías, sonrisas, besos, abrazos, algún enfado y prácticamente ningún disgusto.
Quince maravillosos años, llenos de recuerdos y repletos de esperanza.
Quince años de una niña, cada vez menos niña, inteligente, divertida, curiosa, autodidacta, irónica, sarcástica, alocada e introvertida.
Sigue sacando unas notas extraordinarias y sus profes siguen pidiéndome fotocopias suyas (no hay, sorry, es única).

Su serie favorita sigue siendo Doctor Who (y me llama hater porque no me está gustando especialmente la nueva temporada). Y, además, le encanta el Ministerio del Tiempo (por supuesto es/somos fans de Pacino) y Por trece razones. Ah, y se quedó prendada del primer, y mega extraño, capítulo de Twin Peaks.

Le encanta dirigir y editar cortos... y se le dan genial. En serio. No es porque sea su madre.
Es una amiga-mamá, siempre preocupada por cómo llevan los estudios sus amigos y siempre intentando transmitirles un poco de su responsabilidad. Tarea imposible que acaba provocándole mucho estrés.
El curso próximo comenzará 4º de la ESO, por la rama de ciencias. Hasta hace poco parecía tener claro que estudiaría medicina, pero ahora parece que se decanta por enfermería... Veremos en qué acaba.
En realidad le gustaría hacer algo con audiovisuales, pero para eso tendría que ir por la rama artística y los dioses no la han llamado por el camino del dibujo y las artes plásticas. Sin embargo, escribir se le da de fábula... aunque lo practique poco.
Disfruta debatiendo. Defiende sus ideas aunque vayan en dirección opuesta a las de sus amigos. Tiene ideas muy claras sobre el mundo y la vida.
Es defensora de los derechos LGTB y de las mujeres.
Ah, y acaba de descubrir el fantástico mundo de los conciertos en directo... 🙈

No soporta el bullying.
Es atea, gracias a los dioses.
Y caza magufadas al vuelo.
Quince años.
Quince preciosos años.
Esos son los que cumple la que ya es mi ex enana pero que siempre será mi bollito de nata, mi princesa de las mejillas de manzana, mi giochi preziosi, y lo celebraremos como siempre lo hemos hecho (McDonad’s y tarta helada), porque ella, para según qué cosas es muy de tradiciones, como esta del post cumpleañero (pobre de mí si faltara).
Quince años.
Quince maravillosos años.
¡Feliz Cumpleaños, ex enana! (este año espero que no tengas quejas del post de este año.



Entradas populares de este blog

Negra Navidad

Entre dos nadas